Recuperación del Mercado Inmobiliario – Invertir en Marbella

Con un contenido optimismo empezamos ya a escuchar vocablos como “recuperación”, “relanzamiento” o, salido de bocas más atrevidas, “auge económico” y hasta incluso “afianzamiento definitivo de un perfil económicamente alto”.

Siempre entrelazado con el sector turístico, el negocio inmobiliario es sin duda alguna el motor de nuestra economía. A nadie se le escapa que Marbella es hoy por hoy un significativo medidor del estado económico general, para lo bueno y para lo malo, no en vano en nuestra ciudad confluyen regularmente las más representativas potencias económicas gracias a un flujo de capital canalizado en las inversiones de visitantes de todo el planeta que eligen Marbella y la Costa del Sol como destino final de dinero proveniente del norte de Europa principalmente, países árabes, antigua Unión Soviética, últimamente China y desde hace bien poco estamos asistiendo a la incorporación de fondos norteamericanos como prueba evidente de la atracción que ejerce nuestra ciudad como termómetro económico, sin temor a equivocarnos se puede afirmar que fuimos los primeros en acoger clientes provenientes del otro lado del antiguo Telón de Acero y también en detectar posteriormente la crisis que sufre la Rusia actual.

Según datos facilitados por el Gobierno de España, la tendencia alcista continúa. El primer semestre del presente 2015 ha marcado un incremento del 8% en la actividad inmobiliaria respecto al mismo periodo del año anterior, ya de por sí bueno, traduciéndose en un aumento del 10% en el volumen de transacciones, una  buena parte de ellas realizadas en la Costa del Sol.

A ello ayuda que los bancos hayan “abierto el grifo” de la financiación a expensas de unos tipos de interés reducidos hasta cotas históricamente desconocidas, lo que obliga al movimiento de capitales ante la nula rentabilidad de los depósitos. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) el número de hipotecas inscritas va en aumento lográndose durante los primeros seis meses de este año hasta un 20% más que el mismo período del pasado 2014. Andalucía encabeza la lista de las Comunidades donde más hipotecas se han firmado, siempre fieles a un EURIBOR de tipo variable que es con diferencia el más solicitado para operaciones hipotecarias por su estabilidad y escaso riesgo relativo, siempre y cuando la coyuntura económica sea capaz de mantener una moderación durante los largos plazos que actualmente se solicitan para la devolución de los préstamos.

No conviene lanzar las campanas al vuelo tras unos meses de bonanza, pero es indudable que ciñéndonos a parámetros de medición estadística nos encontramos sensibles aumentos porcentuales en las principales variables que rigen la actividad comercial, y si a ello se une que las subidas van encadenadas durante meses entonces ya encontramos justificación para cualquier afirmación positivista y poder empezar a creer que la recuperación del mercado inmobiliario es un hecho.